Consejos-para-diseñar-un-buen-banner

Consejos para diseñar un buen banner

Aprende a diseñar tu propio banner

 

¿Quieres aprender a diseñar tus propios banners? Con estos consejos y un poco de práctica, ya verás que bonitos y resultones te van a quedar.

 

A la hora de ponernos a diseñar, no es el mejor momento para dar rienda suelta a tu creatividad artística o locura experimental. Recuerda que un banner es un elemento de comunicación, y para ello debe ser claro, limpio y fácil de leer. ¡Toma nota!

 

5 Consejos para diseñar  un buen banner

 

1. EL TAMAÑO

Averigua primero dónde quieres utilizar el banner y busca la medida (ancho por alto) que debe hacer tu diseño.

Cada plataforma tiene sus propias exigencias. Si necesitas diseñar un banner que se va a reproducir en distintos lugares (web, Google Adwords, redes sociales, etc), deberás diseñar varias versiones para evitar que se vea mal o deformado: cuadrado, rectangular, panorámico…

Por ejemplo, si vas publicar el banner en tu feed de Instagram tendrás que adaptarte a un formato cuadrado de 1200 x 1200 pixels. En cambio, si es para un Storie será de 1080 x 1920 pixels. Aquí tienes una Guía de Medidas para Redes Sociales actualizada a 2019.

 

2. LA PALETA DE COLORES

Te recomiendo no abusar del uso del color. Céntrate en un par de colores que vayan acorde a tu marca, producto u oferta, y busca el contraste para que el texto pueda leerse con facilidad. Recuerda que los colores evocan emociones, así que escoge bien tu paleta de colores.

 

3. LA TIPOGRAFÍA

Lo mismo que con los colores, menos es más. Con un par de tipografías es suficiente. Te recomiendo usar fuentes que combinen bien entre sí y que sean fáciles de leer. Puedes jugar con los diferentes tamaños de texto. Coloca el mensaje principal más grande y la explicación o texto adicional más pequeño. En Google Fonts o en Dafont encontrarás tipografías de todos los estilos para descargar.

 

4. FOTOGRAFÍAS DE CALIDAD

Un banner con una tipografía y colores resultones puede dar muy buenos resultados, aún sin fotografías. Sin embargo, añadir imágenes puede ayudarte a reforzar el mensaje o bien conectar con la emoción de tu usuario. En este caso, opta por fotografías de calidad. Puedes tomar tus propias fotos o bien descargarlas de bancos de imágenes. También te recomiendo darle algunos retoques a las fotos para que se ajusten mejor al resto de elementos: temperatura de color, brillo, contraste, nitidez… Para ello puedes utilizar el editor de fotos gratuito de Canva.

 

5. JERARQUÍA DE CONTENIDOS

Una vez ya tengas claros los textos, tipografías, colores e imágenes, es momento de plantear el diseño. Regla de oro: menos es más. Piensa que el banner va a verse un momentito, por lo que debe captar la atención de tus usuarios de forma rápida y eficiente.

Mantén tu composición lo más simple y sencilla que puedas.

 

Los elementos principales que deben figurar en tu banner son:

  • Tu logotipo: súper importante que te identifiquen
  • Tu propuesta: ¿qué ofreces?
  • La llamada a la acción: ¿qué tiene que hacer el usuario para conseguir tu propuesta de valor? Seguro que te suenan: “Descargar ahora”, “Más información”, etc.

 

 

Haz un pequeño esbozo en lápiz y papel, y una vez compruebes que funciona, puedes pasar al diseño digital con el programa de diseño que más te guste. En este artículo encontrarás 3 programas de diseño gráfico online para iniciarte en el mundo del diseño.

¿Con ganas de empezar a diseñar tu primer banner? Estos consejos puedes aplicarlos también cuando quieras diseñar un cartel, un flyer… o cualquier elemento comunicativo.

Como ves, un banner no es un elemento de expresión artística. Requiere hacerte preguntas y tomar decisiones, sin dejar de lado tu talento creativo. Cuéntame que te han parecido estos consejos. Y si estás buscando resultados profesionales, siéntete libre de contactarme.

lakarulina
hola@lakarulina.com

Soy Carol Bertran, LaKarulina, diseñadora gráfica y web y también emprendedora. Trabajo como freelance desde 2013, y mi objetivo, aparte de estar feliz y tranquila, es ayudar a otras personas como tú a poder vivir de lo que más les gusta.