¿Cuánto cuesta una web?

Cuanto cuesta una web
El boom de internet ha hecho que exista una gran competencia en el sector web, y en consecuencia, un dispar abanico de precios en el mercado. Puedes encontrar webs por menos 200 € o por más de 2.000€. ¿Pero cuánto cuesta una web? ¿Cómo decidirte por un presupuesto u otro?

El precio del servicio de diseño web va a venir determinado primeramente por la complejidad del sitio, tanto en volumen de contenidos como de funcionalidades. Además, la experiencia del desarrollador o su atención al cliente, son otros factores que deberás valorar.

 

Veamos cuales son:

7 factores que intervienen en el precio de una página web

1. Complejidad del sitio web

De entrada, el tiempo de ejecución y creación de una página web va a depender de la complejidad del proyecto, y por lo tanto va a influir en el precio:

 

 

  • Número de páginas, apartados o secciones: Cuanto mayor sea el volumen, más trabajo va a requerir, por lo que el precio podrá acrecentarse. Así, una web corporativa con sus distintos apartados tipo portada, quien somos, servicios, contacto… va a ser más laboriosa que una web tipo One-Page (todo el contenido concentrado en una sola página de portada).
  • E-commerce y pasarela de pago: Añadir una pasarela de pago a los productos o servicios de tu web, ya sea sencillamente vinculando la web a tu cuenta PayPal, o bien configurando la pasarela de pago de tu entidad bancaria, precisará de gestiones y horas de más, que también harán incrementar el presupuesto de tu web. No te digo ya, si estás pensando en montar una tienda online en toda regla. Habrá que calcular los gastos de envío, el cálculo de impuestos en función de cada país y el cambio de moneda, la gestión de stock, la elaboración automática de facturas…
  • Multi-idioma: Si quieres que tu web se pueda mostrar en más de un idioma, ten en cuenta que el coste se va a multiplicar. Si tu presupuesto es reducido, te recomiendo valorar cuál es el idioma principal de tu mercado potencial.
  • Funcionalidades extras: Estamos acostumbrados a ver detallitos en muchas páginas web que visitamos que aparentemente parecen sencillos, sin embargo requieren de un esfuerzo extra que se sumarán a los costes de partida de tu web. Hablo de añadir un formulario de reserva, integrar la suscripción a tu newsletter, sliders animados en tu página de portada… Otras funcionalidades más específicas como añadir un acceso restringido a miembros, también harán subir el precio de tu web.
  • Web Responsive: significa que tanto el diseño como la programación de tu web están preparados para que se vea y funcione correctamente a través de dispositivos con distintos tamaños y resolución de pantalla. Recuerda que cada vez más utilizamos nuestro smartphone para navegar. Esto también es un plus de calidad que puede sumar un pico extra, sin embargo, te recomiendo mucho que ya que te pones en serio con tu web, te asegures que sea Responsive.
LaKarulina diseño web responsive

2. Página a medida o con gestor de contenidos

Otro punto importante es si vas a poder gestionar, modificar o añadir contenidos a tu página web (web dinámica), o bien si una vez publicada no vas a tener opción de actualizar nada (web estática). Esto también determinará el precio de la web.

 

Evidentemente que hoy en día de poco sirve tener una página web que no puedas actualizar, así que directamente te recomiendo decantarte por una web dinámica. En este sentido podrás escoger una web programada a medida y con un editor de contenidos propio. El precio suele dispararse, y bastante, pero es la opción más recomendable para grandes empresas con necesidades muy específicas.

 

Los CMS o gestores de contenido, como WordPress, Squarespace o Shopify son otra buena alternativa para negocios más pequeños que no requieren de código propio. En mi caso, desarrollando las páginas webs con WordPress.org se pueden lograr maravillas, y al trabajar sobre código ya creado, se reducen los costes y las fechas de entrega. Además, el gestor de contenidos es muy intuitivo y sencillo de manejar, y esto te motivará a mantener actualizada tu web sin pocos conocimientos web.

WordPress.com vs WordPress.org

WordPress.com es un servicio de hosting especializado en WordPress creado por uno de sus fundadores. Te puede ser útil si quieres crear por tu cuenta un sencillo blog. Sin embargo esta opción está muy capada y no podrás personalizar demasiado la web. Para conseguir resultados profesionales y exprimir todo el potencial de esta plataforma, sin duda, la opción es WordPress.org. Así que cuidado, que no te vendan gato por liebre.

3. Diseño personalizado vs plantillas

Si no dispones de mucho presupuesto y te conformas con cualquier diseño al que puedas adaptar tus contenidos, contratar una web construida sobre una plantilla prediseñada puede valerte. El precio será menor y la podrás tener lista en poco tiempo. Eso sí, olvídate de tener una web original, construida en función de tus necesidades y objetivos.

Así es como trabajan muchas de las empresas de diseño web low cost. ¿Y cómo consiguen reducir tanto los precios? Pues inicialmente han invertido en el  diseño y programación de un modelo de página web, con su propio código y editor de contenidos. Y luego lo venden por muy poco sabiendo que así van a tener más compradores para ir recuperando la inversión inicial. 

Algo parecido sucede con las plantillas o temas para WordPress, que es algo parecido pero sin código propio, sino código WordPress. Aquí lo que haces es comprar un tema diseñado y programado que se puede instalar sobre tu WordPress.org. Como en el caso anterior, deberás ajustar tus contenidos a los del tema, a veces incluso, con calzador.

Para lograr resultados profesionales te sugiero contratar el servicio de diseño web personalizado. Tu página web será única, exclusiva y corporativa, y estará diseñada y estructurada acorde a tus necesidades y a las de tu mercado objetivo. Un plus de calidad que te ayudará a crear y fomentar la confianza de tus clientes potenciales.

diseño web en wordpress

4. Creación de contenido

Además de toda la parte más técnica y de diseño web, también debes tener en cuenta que el contenido en sí (textos, imágenes…) deberás proporcionarlo tú a menos que lo contrates aparte:

 

  • Redacción de textos (copywritting)
  • Imágenes y vídeos: contratar a un fotógrafo o bien comprar fotos,  gráficos o vídeos en bancos de stock de imágenes…
  • Diseño gráfico de banners, popups, descargables en PDF…
  • Diseño de logotipo

 

En mi caso, asesoro a mis clientes y contribuyo con ideas sobre los contenidos e imágenes que funcionen bien con su proyecto, como hice con Núria, y mira que resultado tan bonito hemos conseguido para la página web de su proyecto: NURCABA · Música en moviment i Ioga.

5. Dominio, hosting y cuentas de e-mail

Para poder tener una página web en marcha, vas a necesitar sí o sí un nombre de dominio (www.tudominio.com), y un alojamiento web (hosting), que es como el disco duro en el que se almacenan todos los datos de tu web. También necesitarás una o más cuentas de correo corporativas (tunombre@tudominio.com).

 

El precio puede variar  en función del proveedor y las características del producto contratado. No todos los presupuestos incluyen el registro de dominio y hosting, así que toma nota y fíjate bien.

contratar dominio y hosting para tu página web

6. Formación, asesoramiento y mantenimiento web

Si quieres contratar el diseño de tu web y despreocuparte bastante, comprueba si en tu presupuesto están incluidas estas tareas o si debes contratarlas aparte:

 

  • Formación: Es necesaria para que sepas gestionar los contenidos de tu web. Mis clientes están súper contentos con los vídeotutoriales personalizados que les entrego al final del proyecto.
  • Asesoramiento y soporte web: ¿Qué ocurriría si encontrarás un error en tu web o algo dejara de funcionar? Asegúrate que vas a recibir soporte una vez tu web esté publicada. Mis servicios de diseño incluyen consultoría y asesoramiento post-entrega, pero ojo porque no todos los presupuestos cuentan con ello.
  • Mantenimiento web: Una página web siempre va a requerir de cuidados y mimos una vez publicada. Revisiones, actualizaciones, mejoras… incluso atender a la renovación del dominio y el hosting, pues vencen cada año.

7. Calidad y experiencia

Está claro que la calidad se paga, por eso debes valorar y ser consecuente con el tipo de proveedor escoges, su experiencia y método de trabajo. Esto va a determinar:

 

  • Estructura web, usabilidad y posicionamiento web (SEO)
  • Capacidad resolutiva y experiencia que aportarán
  • Asesoramiento en temas legales y de seguridad: Certificado SSL, normativa legal…
  • Trato y atención al cliente
  • Lograr resultados profesionales

Si quieres resultados profesionales, te recomiendo contratar a un diseñador web cualificado. Sus servicios aportarán calidad y valor para el crecimiento de tu negocio, y por lo tanto será una buena inversión.

¿Tienes un proyecto entre manos y te gustaría recibir un presupuesto web?

Estaré encantada de ayudarte: ¡escríbeme!

¡Compárteme!
autora:
lakarulina
Soy LaKarulina, diseñadora gráfica y web freelance. Te ayudo a vivir de lo que más te gusta a través de diseños corporativos con creatividad y estrategia.
¡Compárteme!
autora:
lakarulina
Soy LaKarulina, diseñadora gráfica y web freelance. Te ayudo a vivir de lo que más te gusta a través de diseños corporativos con creatividad y estrategia.

¿Tu también quieres vivir de lo que te gusta?

recibe en tu e-mail Recursos, ideas y consejos para que puedas mejorar por ti misma la imagen de tu negocio.

Otros artículos